Proveedores felices, un signo de éxito

Hablar de proveedores es tooodo un tema. Y los que sepan de ello entenderán por qué lo digo. Pero, ¿eres de los empresarios que le exigen excelencia a sus proveedores sin preguntarte cómo puedes ayudarles tú? ¿No lo habías pensado así? para eso es este video.

Muchos empresarios piensan que la exigencia a los proveedores es algo no negociable, y tienen razón porque los proveedores pueden ayudar o perjudicar nuestro negocio, pero si es así, también hay que pensar que el éxito de esa relación es en ambos sentidos.   

Hace poco le pregunté a uno de nuestros clientes, que es proveedor de artículos de ferretería, que quién era su mejor cliente y porqué. Me comentó que tenía un cliente que era súper meticuloso cuando le entregaban producto, que los entretenía muchísimo y que eso parecía algo molesto, sin embargo, ese nivel de detalle era porque tiene todo su negocio perfectamente ordenado, con procesos bien específicos que cuidan mucho la calidad. 

Pero la parte feliz es que eso ayudaba a que sus procesos para los pagos fueran bien sencillos y puntuales. Me comentó que no le importa que el cliente sea piki, detallista hasta la mínima tuerca, pero cliente que paga puntual, siempre será el mejor cliente. ¿Porqué era así? porque tenía procesos que cuidan la relación cliente proveedor y que eso impacta, a su ves, a su propio negocio.

Hay que cambiarse el chip

Se siente bonito cuando la gente te dice que es un placer trabajar contigo, ¿no? Recuerda que el trabajo y ayudar a que los demás crezcan también es un placer. Por eso es importante cambiar por completo tu forma de pensar y pasar de un empresario que dice “Yo sólo contrato al mejor proveedor” a “Quiero convertirme en el mejor cliente de mis proveedores”. Pero cómo dar ese salto y cómo hacerle para conseguirlo. 

1.- El orden y los procesos son la clave para que todo sea más ágil: ¿Quieres ser más eficiente? ¡Procesos! ¿Buscas mejorar tus tiempos? ¡Procesos! ¿Quieres ser el mejor cliente para tus proveedores? ¡Procesos! No es magia, pero casi. 

2.- Elige a tus proveedores por su potencial de crecimiento: Hay proveedores que tienen mal servicio, pero que traen un buen producto, si se deja ayudar, quédate con él.

3.- Retroalimenta: ¿tu proveedor lo está haciendo bien? Dícelo. ¿Tu proveedor lo está haciendo mal? Dícelo. Al decirle esos detalles propicias la comunicación para seguir mejorando. 

Créeme, cuando un proveedor te diga que eres uno de sus mejores clientes o cuando un cliente llegue y te diga que uno de sus proveedores te recomendó con ellos, te darás cuenta de la importancia que tiene mantener un orden en todo este asunto. Y de verdad, ese sentimiento da mucha satisfacción.  

¿Qué te pareció? ¿Tienes algún secreto para que la gente esté contenta de trabajar contigo? Dímelo en los comentarios.

Abrir chat