Problemas con proveedores que son familiares

Miriam tiene una empresa de catering y organización de eventos, trabaja de la mano de familiares y amigos que tienen productos y servicios complementarios.  Ofrece entre sus opciones los bocadillos que prepara su prima, los inflables que renta su amigo o el grupo musical donde su tío es el corista. En un principio fue mejor una mejor opción adquirir los servicios de sus familiares y amigos para cumplir con lo que los clientes le solicitaban, es así como se convirtieron en sus proveedores,  sin embargo, a medida que la empresa de Miriam ha crecido y los clientes son cada vez más grandes como empresas o festivales locales, sus amigos y familiares (proveedores) han comenzado a fallar debido a diversas causas como no estar preparados para el volumen de trabajo requerido, cuestiones personales de salud, entre otros, razones que sin duda Miriam entiende, pero que no puede justificar ante el cliente, por todos estos motivos la relación con algunos de sus familiares se ha visto tensa, por no decir casi al borde de la fractura.

Empresas como la de Miriam que sostiene relación de proveedores con familiares y amigos necesitan formalizar su relación para evitar problemas. Los procesos como el de constituir consejos para toma de decisiones, procesos de evaluación a proveedores y procesos de compras, pueden ayudar a regular las relaciones familiares y asegurar la continuidad de la empresa. 

 ¿Te identificas con la historia?

Abrir chat