Como mejorar tu negocio en 6 sencillos pasos

¿Tu negocio es un caos?

Aceptar que tu negocio es un caos es el primer paso que necesitas para iniciar un cambio y mejorar tu negocio. Ouch, ¿sonó fuerte verdad?.Pero es que es así, yo me la paso escuchando a dueños de negocio diciendo que su negocio no está tan mal, que sí tienen procesos, pero no documentados, que quieren procesos para mejorar lo que ya está bien. Y ¡no es cierto!, su negocio es un caos, pero no nos gusta ni pensarlo, mucho menos decirlo.

La solución para mejorar el caos en tu negocio

Si no te gusta decirlo, pero ya aceptaste que tu negocio necesita un gran cambio, te voy a contar cómo puedes mejorar tu negocio y de manera rápida. Porque te cuento que no estás sólo, tienes a tu equipo y estos pasos que te voy a compartir. Es vital que para este proyecto de cambio, involucres a tu equipo, al menos a los líderes de cada área.

  1. ¿Cómo estamos haciendo las cosas?

Habemos muchos dueños de negocio que no tenemos la menor idea de qué es lo que se hace en nuestra empresa. Generalmente sabemos que algo no está funcionando por errores evidentes, pero no sabemos que hay detrás. Es gratamente sorprendente cuando iniciamos a mejorar procesos, ya que el equipo está lleno de ideas y de propuestas para hacer que tu negocio funcione mejor, en las áreas en que cada uno está. Todas esas ideas, ¡bienvenidas!. Vamos a anotarlas.

2. ¿Con qué herramientas contamos?

Tal vez tu quieras ya automatizar tus procesos y eso es un punto importante para mejorar. Pero te aseguro que no estás en ceros, ya tienes una que otra herramienta, tal vez un crm, un programa para contabilidad, alguna vez compraste un erp que nadie usa. Saca el listado de todo lo que tienes, se use o no y vuélvelo a poner sobre la mesa, pros y contras, te podrías sorprender. Me pasó que un cliente, compró uno de los erp’s más usados por emprendedores y obviamente, de los mejores, y lo tenía abandonado, porque nadie lo usó, nadie lo implementó y nadie le dio seguimiento. Era una lástima y una fortuna al mismo tiempo. También sucede el caso que ese mismo sistema es utilizado al 100% en uno de sus módulos por un departamento que bien podría ser usado así por el resto de la empresa.

3. ¿Cómo comenzamos el cambio?

Haz un plan, identifica las áreas que tiene tu negocio y haz una lista de los problemas, así como el impacto que generan esos problemas. Es decir, si afectan a la utilidad, al cliente, al clima organizacional, de manera que puedas diseñar un plan de trabajo. ¿Por dónde empezar? esto puede ser abrumador y generarte ansiedad, ya que verás que es tan importante atender los problemas del cliente como la utilidad. La buena noticia es que ya empezaste y que pronto pondrás solución a eso que tanto te agobia. Apóyate de elementos gráficos como mapas mentales. En Methodia utilizamos una herramienta llamada macroproceso y la encuentras en methodiaschool.com, aquí te dejo el link: https://www.methodiaschool.com/.

La idea es visualizar todas las áreas y sus posibles mejoras de un solo vistazo. En este plan es muy importante también que asignes responsables, quién va a darle seguimiento a las propuestas de cambio y cada cuándo se va a estar midiendo.

4. Manos a la obra

Prácticamente ya tienes todo lo que necesitas para arrancar, lo que está mal, lo que está bien, las herramientas que tienes y un plan. Es hora de ir atacando cada punto, aún no proponemos soluciones. En conjunto con el equipo de involucrados hagan lluvia de ideas para las propuestas de mejora, seleccionen una, definan cómo se van a hacer los cambios y quiénes estarán involucrados con qué responsabilidad. Aquí, el reto es darle vuelta al surgimiento de los “no’s” esto no se puede, no hay tiempo, no hay dinero, no, no, no. Va a ser indispensable que exista ese alguien que empuje al equipo a que todas las propuestas vayan encaminadas a un cómo si.

5. ¿Cómo vamos?

El seguimiento es clave para ver qué tanto cambio vamos a lograr. Si tú piensas que por hacer todo lo anterior y tener responsables de cada cambio es suficiente, déjame desilusionarte, pero a menos de que forces al equipo a reportar de manera periódica los avances, no va a suceder.  ¡El seguimiento puntual  no lo debemos soltar nunca!.

6. ¿Qué logramos?

Aquí es cuando todo empieza a hacer sentido. No basta con que los responsables vengan a reportar resultados diciendo, “vamos bien”, los resultados deben poder medirse con datos y hechos concretos. ¿En qué porcentaje disminuyeron las quejas de los clientes?, ¿cómo aumentamos utilidad gracias a la eficiencia en el uso de materia prima?, ¿cuánto aumentaron los leads con la nueva metodología?. Y ya con la experiencia, volver a analizar qué podría mejorarse aún más, potenciar o replicarse en otras áreas. Por ejemplo, el trabajo en equipo tan fuerte que tienen en administración se ve en los resultados, ahí están, claros y objetivos, pero en producción no se llevan bien y eso también se reflejó en los resultados.

Haz el cambio para mejorar tu negocio

Ya viste cómo no es tan complicado, lo complicado es vivir diario con miles de problemas y que apenas le pones solución a uno, ya te están avisando de otro. Los procesos no sólo están diseñados para prevenir problemas, sino también para que tu negocio crezca de forma sostenida.

Recuerda que un negocio sin procesos es un hobby y que un negocio desordenado te mantiene esclavizado.

Te invito a que leas el siguiente artículo, aquí te dejo el link: https://methodia.mx/tener-un-negocio-y-paz-mental-es-posible/. Y te invito a ver el siguiente video: https://www.youtube.com/watch?v=hQLAiP3Av_w.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat