De la zona de confort a reportarle al consejo.

¿Quién es tu jefe? Si, te hablo a ti, dueño de negocio… ¿quién es tu jefe? ¿A quién le reportas? ¿A quién le rindes cuentas? ¿A Nadie? Ahhh ahora entiendo porqué tu negocio está estancado y estás en tu zona de confort. Sabes que el negocio va bien, te da para vivir y con eso tienes, pero esto no te va a llevar a la libertad que estás buscando.

Y me podrás decir, “pero Daniela, para eso puse un negocio, para no tener jefes” y te entiendo, pero para crecer necesitamos guía, coaching, apoyo y para eso se arman los Concejos de administración.

¿Si has escuchado que las grandes empresas tienen sesiones de Consejo? Un consejo en una empresa es una reunión de gente que generalmente cuenta con experiencia corporativa y cierto expertiz, donde se toman decisiones importantes sobre el futuro del negocio.

¿Crees que tu empresa, por más chiquita que sea, pudiera tener un concejo? La respuesta no es solamente sí puede, sino que lo necesita. Nosotros, los dueños de negocio, podemos llegar a perder la visión general del rumbo del negocio. Estamos tan sumergidos en la operación y en resolver problemas todo el tiempo, que lejos de representar un crecimiento para el negocio, lo estanca. Y un concejo nos abre los ojos, son opiniones frescas, claras.

¿Qué temas se ven en un consejo?

De crecimiento: esto es lo primerito, cómo va el crecimiento del negocio en números, cuáles son las metas y cuáles son las estrategias para llegar ahí. Las finanzas al 100.

De inversión: un ejemplo es el crecimiento de Disney, su CEO generaba la estrategia de crecimiento y la exponía ante el consejo, inversión, retornos y otros beneficios, por ejemplo, así fue con la adquisición de pixar, de Marvel, Star Wars, y todas las demás. En tu caso podría ser desde la adquisición de personal, maquinaria, y todo aquello que implique dinero a invertir.

De expansión: muy bien el negocio actual, pero cómo vamos a crecer en cuanto a expansión, ir a nuevas plazas, nuevos territorios, o vamos a hacer negocios paralelos, por ejemplo, en el caso de Methodia, tenemos la unidad de negocio de servicios de documentación de procesos, pero se ha creado Methodia school, donde vendemos cursos donde te enseñamos a que tu aprendas a documentar, para tu negocio o para dar el servicio.

De estrategias: y aquí entran las propuestas que se pongan sobre la mesa o dudas y lluvias de idea, temas en dónde te sientas atorado y quieras recibir un consejo del consejo.

¿Y sobre la estructura de un consejo? Aquí te cuento:

  1. Van los socios y puedes invitar a amigos o a gente cuya experiencia aportar a tu negocio. Si tienes inversionistas, por supuesto que entran.
  2. Que siempre sean números impares, 5, 7, no más de 9 porque te imaginas el relajo que se puede armar. Esto de ser impares es para cuando haya temas donde se requiera de una votación.
  3. Que si se les paga, sí, sí se les paga, ¿cuánto? Eso acuérdalo con cada uno de ellos. ¿Qué crees que para eso no tienes dinero? Sí tienes y no es un gasto es una inversión que va a redituar en gran escala, velo con esa perspectiva.
  4. ¿Cada cuánto se hacen las juntas de concejo? Cada 3 o 4 meses, lo que te lleva a tener 3 o 4 al año, el tiempo defínelo según el avance del negocio que quieres tener o el tiempo que tomen las estrategias a seguir.

El tener un consejo te pone las pilas, te hace ser creativo, pensar en innovación, en nuevos rumbos. Tener un negocio sin consejo podría bastar con tu empuje de emprendedor, es como tener un carro de lujo, pero tener un concejo es como tener un carro de lujo y turbo.

Emprendedor, si no tienes juntas de consejo, no hay ruta trazada que te lleve de emprendedor a empresario, piérdele el miedo al concejo y manos a la obra!

Abrir chat