¿Cómo medir el éxito de tu negocio?

Existen muchas formas para medir el éxito de una empresa, pero una que es clave clave es cuando mides el resultado de los objetivos a corto, mediano y largo plazo que te planteaste, eso dará mucha claridad sobre el futuro. 

Tuviste un año con ventas bajas, aunque no es lo ideal, tampoco significa que tu negocio vaya en picada. La mayoría de los empresarios consideran crecimiento de acuerdo al aumento de ventas, sin embargo, no debes clavarte sólo en ese indicador ya que tu negocio podría estarse desarrollando en otros ámbitos y ni cuenta te has dado.

Hace algunos años un empresario se acercó a nosotros, tenía mucho tiempo en su negocio y las cosas le salían bien, se veía más movimiento, más ventas, más clientes, más empleados, pero no sabía cómo medir el éxito que hasta ese entonces había cultivado, no sabía realmente en dónde estaba parado, pero tenía la percepción de que, a pesar de tanto movimiento, algo no estaba bien.

Buscó ayuda y contrató a expertos financieros quienes desempolvaron todos los datos históricos del negocio, dándose cuenta que su crecimiento no era en capital, sino en gastos, es decir, había rentabilidad, pero estaba por los suelos porque los gastos operativos estaban por las nubes.

Y si bien, ese ejemplo de análisis financiero del negocio no es materia de estudio de Methodia,  porque este escenario desfavorecedor surgió a partir de carecer de objetivos claros medibles, medirlos y de una absoluta ineficiencia de procesos, y ahí sí es nuestra materia de estudio.

Moraleja: el éxito de tu empresa no se mide por volumen de ventas, aunque vivas el día a día como una locura en nuevos proyectos, entrega de pedidos o según el giro de tu negocio, si tienes un negocio que no mide y es ineficiente, no hay crecimiento.

Muchos empresarios se siguen casando con la idea de que el éxito es igual a las ventas que tienen, sin darse cuenta de que en realidad existen muchas otras métricas que nos pueden ayudar y que te van a dar una perspectiva muy amplia sobre tu negocio.

Debes establecer objetivos y kpis para medir con datos el éxito de tu negocio. Y te recomiendo, aparte de las ventas otros 3:

  1. Rentabilidad. Ventas no es igual a crecimiento. Revisa con un experto financiero las métricas que necesitas tener en la cabeza todo el tiempo. Me comentaba otro cliente que él sabía todo el tiempo cómo andaba la rentabilidad de su negocio, tanto así que cuando le presentaban los reportes con los números exactos él sabía si el reporte estaba bien o mal. Eh, así deberíamos de ser todos los empresarios.
  2. Productividad. Esta es la segunda métrica. Y aquí entra la documentación de procesos y la automatización con sistemas. Desperdicios, tiempos, efectividad, obviamente no tener estos temas en cuenta va a afectar el éxito de tu negocio.
  3. Satisfacción del cliente. Cuántos clientes nuevos llegan y cuántos regresan, porque podrás tener muchas ventas con clientes nuevos que se van insatisfechos o inconformes y no van a regresar, eventualmente eso le va a afectar al éxito de tu negocio. Traer clientes nuevos es más costoso que tener contentos a los actuales.

Como puedes ver, en realidad existen muuuuchas formas de medir el éxito de tu empresa. Necesitas tenerlos bien definidos, con datos duros y claros que te pueden servir para saber dónde estás parado, volver a agarrar vuelo y seguirle hasta donde quieras. 

¿Te quedó alguna duda? ¿Te puedo ayudar con algo? Contáctame en las redes sociales de Methodia y acércate a nuestro blog. Me dio mucho gusto compartirte esta información, espero que sea útil para ti y que a su vez, la compartas, para que llegue a muchas más personas. Un saludo gigante, cuídate mucho y nos vemos a la próxima.

Abrir chat